Tesoros culinarios

Tesoros culinarios

Sinopsis

En "Tesoros culinarios" acompañamos a quienes buscan, recolectan y son pioneros, en el día a día, en la búsqueda de suculentas delicias. La trufa, el azafrán y el aceite de semillas de calabaza son delicias riquísimas que parecen haber sido diseñadas para tentar las papilas gustativas. En el mundo culinario, estos tres productos se conocen como "oro" y son igual de caros.
El "oro negro", la trufa, se ha encontrado recientemente en Alemania y, desde su descubrimiento, multitud de cazadores de trufas viajan con frecuencia a la Selva Negra con sus utensilios y perros para rastrear el intenso olor de este hongo.
El "oro rojo", el azafrán, crece básicamente en Oriente. Sin embargo, se descubrió que este manjar también se podía cultivar en un pequeño pueblo suizo enclavado en las montañas. Después de un intenso trabajo manual, en la zona que visitamos se produce una cosecha anual de hasta 2 kilos y luego se somete a un estricto control de calidad.
La tercera joya es el "oro verde", el aceite de semilla de calabaza. Este aceite de cocina, tan popular entre los mejores chefs, se produce en Estiria, Austria. Los amantes de este aceite oscuro, viscoso y de sabor a nuez se encuentran en todo el mundo. Sus ingresos por ventas aumentan cada año y no parece que vaya a decaer.